¿Debemos tener cuidado a la hora de dar objetos impresos en 3D a un niño pequeño? Muchos de los objetos que salen de una impresora 3D tienen aspecto de juguete. Suelen ser cosas divertidas. Juguetes o mecanismos graciosos.

Sin embargo, no podemos olvidarnos de que (normalmente) NO se trata de un juguete que haya pasado el filtro de una normativa reguladora al efecto.

Por ejemplo, de las miles de directivas europeas que afectan a la fabricación y comercialización de productos, un buen puñado de ellas afectan a juguetes.

¿Cuántas de esas reglas pasa nuestra impresión 3D?

Seguramente pase algunas. Seguramente falle en muchas otras.

El Principal Problema

El problema más obvio puede ser el factor de forma. No vamos a darle a un bebé un juguete en forma de punta de lanza. Esto es obvio.

Sin embargo, el principal problema es: ¿es el plástico destinado a impresión en 3D apto para alimentación?

Normalmente, no.

Lamentablemente el plástico que usan las impresoras 3D no está pensado ni sometido a controles que lo hagan apto.

Es posible encontrar plásticos para impresoras 3D aprobados para uso en un contexto de alimentación. Sin embargo no es lo habitual.

¿Por qué?

  • Es más caro (de momento).
  • Se degrada más fácilmente el objeto impreso en 3D.

Así que la mayoría de plásticos que encontramos destinados a ello no están preparados para uso alimentario.

Otro aspecto a tener en cuenta, muy importante, es que la impresora 3D que usamos sea también apta para imprimir ese tipo de plástico.

En otras palabras, no podemos tener un plástico adecuado para meterlo en la boca, pero imprimirlo con una impresora 3D que contamine el objeto resultante.

Mejoras en la tecnología de Impresión 3D

Aunque de momento es más caro, se están avanzando en el desarrollo de plásticos aprobados para uso en alimentación.

Por ejemplo, recientemente, el Instituto Tecnológico del Plástico de España ha mejorado el proceso de obtención del filamento PLA apto para termoformado de envases alimentarios.

La impresión 3D es ya el presente, y por eso apostamos de lleno en las clases de Playcode Academy.

Pero es un presente relativamente reciente, así que queda mucho por descubrir y mejorar. Tanto a nivel de productos, como de procesos. Haciéndolos cada vez más rápidos y seguros.

Taller objetos personalizados 3DConclusión

¿Es seguro darle a un bebé un juguetito obtenido mediante impresión 3D?

Sí, si el plástico y la impresora 3D son aptos para ello.

Algo que, de momento, no ocurre generalmente.

Nuestros niños pueden jugar con los objetos que ellos mismos fabrican. ¡Les encanta! Pero hay que tener claros los límites de lo que no deben hacer.

Este artículos es importante porque hay bastante poco información al respecto.

Si te ha sido útil, te animamos a que lo compartas con la gente que conozcas interesada en la impresión 3D.