La programación para niños en España es ya una realidad. ¿Debería de ser programar ordenadores equiparable a leer y escribir? ¿Deberíamos considerar analfabeto a alguien que no sabe nada de programación?

En mi opinión, la respuesta no es sí ni no. Pero plantearse la pregunta nos hace descubrir importantes reflexiones.

Este artículo es una reflexión ante este otro artículo de Eric Elliot titulado “Programming Literacy”. Algo así como “Alfabetización en programación.”

Desde Playcode Academy, obviamente apostamos por la programación para niños en España.

¿Pero debería de ser algo tan necesario?

Un futuro incierto

Antes de nada, quiero destacar que el autor hace un análisis sesgado.

Nos recuerda que nosotros decidimos qué futuro queremos para nuestros hijos. En esto estoy de acuerdo. Ese ofrecimiento al libre albedrío le da cierta sensación de “imparcialidad” al resto de lo que se escribe. Imparcialidad que no es tal.

Sin embargo, aún así me parece un análisis muy limitado. Demasiado simple.

No decidimos entre un futuro A y otro B. Decidimos entre infinitos futuros, momento a momento. Infinitas gradaciones de gris entre el blanco y el negro. O mejor aún, entre todos los colores.

El autor elegantemente escribe que o tendremos un futuro lleno de robots y ceporros vs. un futuro maravilloso donde todo el mundo sabrá programar. Su estilo a la hora de escribir no debe distraernos del hecho de que no son alternativas tan opuestas.

Dicho esto, sí que el artículo destaca puntos que me parecen MUY interesantes.

Empleo y avances tecnológicos

Solo hay que mirar 30, 20, ¡10! años atrás. Nos damos cuenta de que cada vez más tecnología, más máquinas y robots forman están desplazando empleos.

La pregunta es ¿están destruyendo empleo?

En realidad, no tanto.

Los países que se han puesto a la cabeza de las nuevas tecnologías no tienen esos problemas de desempleo. Normalmente, el paro estructural se debe a otro tipo de causas, como las políticas.

Entonces, por ese lado la solución es simple. En lugar de quejarnos de las máquinas, aprendamos a manejarlas.

En otras palabras, enseñemos programación a los niños desde pequeños.

javascript para niños en España

¿El futuro es tan extremo como para que en restaurantes y tiendas solo nos atiendan robots?

Probablemente no. Y si llega, no creo que ninguno lo lleguemos a ver.

Pero sí que hay avances muy cercanos que pueden suponer una revolución. Por ejemplo (entre otros muchos) el sector del automóvil.

El coche autónomo, que conduce por sí solo, está muy cerca. Seguro que seguirá habiendo mucha (mucha) gente que prefiera conducir. Pero el avance está a la vuelta de la esquina. El sector del taxi y el transporte público está seriamente amenazado por unas cuantas aplicaciones que se han hecho populares, como Uber o BlaBlaCar.

¿Amenazado de muerte? Probablemente no. Pero sí asoma un cambio de paradigma total, porque los beneficiados acaban siendo los consumidores. Millones y millones de personas.

Entonces, ¿queremos que nuestro hijo sea taxista o programador de aplicaciones?

Programar como un derecho para los más pequeños

Algo en lo que sí estoy de acuerdo con el artículo, es en que la tecnología está cada vez más y más presente, como para no comprenderla y manejarla con soltura.

Saber de ordenadores no es tener soltura instalando un video-juego o arreglando la impresora.

Lo importante es tener conocimientos básicos que te permitan “hablarle” a la máquina para que haga lo que tú quieres.

Eso es la programación.

Nuestros hijos pueden ser taxistas, programadores o médicos.

Pero los niños deberían de, al menos, tener la oportunidad de poder programar.

Estamos rodeados de “textos” y tenemos que saber escribir para multitud de funciones, algunas oficiales.

De igual forma, estamos rodeados de cada vez más máquinas que nos hacen la vida mejor. Y tenemos que saber “hablarles” a las máquinas en el lenguaje que entienden.

Conclusión

No hay que obsesionarse con “el futuro que viene”, porque el futuro lo decidimos nosotros.

Pero, en lugar de considerarnos víctimas de una tecnología que no entendemos, es tan sencillo como aprender a comunicarnos con ella.

Enseñar a programar a un niño requiere muy poco tiempo. Sobre todo, si hacemos que se divierta aprendiendo, el aprendizaje es instantáneo.

¡Por eso es la filosofía en Playcode Academy!

Cada semana formamos a casi 6000 alumnos en toda España, y vemos cuánto lo disfrutan. Estamos deseando que se conviertan en los futuros creadores de la tecnología del mañana. ¡Tratadlos bien!

Y tú, ¿estás ya convencido de que tus hijos aprendan a programar?