Casi todo el mundo tiene una idea equivocada acerca de las condiciones para volar un drone de forma legal. Algunos creen que no hay ninguna regla. Otros creen que son necesarios estrictos controles para divertirse con un drone.

En Playcode Academy nos encantan los drones. Por su diversión y su utilidad. Tanto, ¡que nuestros alumnos son capaces de construirlos!

Con este artículo queremos hacer un repaso de lo que debes tener en cuenta en cada caso.

Antes de nada, y a modo de “descargo de responsabilidad”, os destinamos a AESA para consultar la normativa de drones vigente en todo momento. Considerad este artículo a modo de resumen orientativo de los pasos a seguir y en ningún caso de una referencia exacta de los pasos a seguir legalmente necesarios para pilotar drones.

Un drone es una aeronave

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un drone no es un juguete, es una aeronave. Esto lo podemos ver en la última recomendación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

AESA normativa drones

Esta que acabamos de mencionar la fuente de información más segura.

Ante la duda (y ante posibles cambios en la legislación) lo más seguro es recurrir a la normativa oficial de AESA.

En esta web encontraremos el marco regulatorio, material y los pasos a seguir para habilitarse como operador de drones (en un contexto profesional). Además, podremos ver qué actividades está permitido llevar a cabo con drones.

Esta información está destinada al uso de drones en actividades empresariales. Por ejemplo, en el ámbito de fotografía profesional.

normativa drone volando

Lo que nos lleva a distinguir claramente entre el uso personal (lúdico) y profesional de los drones.

Uso de drones en actividades lúdicas

En esta noticia de 2015 de la web de AESA encontaremos recomendaciones para el uso lúdico de drones.

Dice claramente:

el uso de un dron como hobby o como vuelo recreativo no necesita habilitación de AESA, pero debe cumplir unas normas de seguridad. Para cualquier otro uso de un dron sí hay que acudir a AESA.

Esto lo deja bastante claro.

Pero se nos detallan unas normas de uso que deberemos tener en cuenta. Como:

  • Los daños causados por un drone son responsabilidad del que lo maneja.
  • Tener siempre el drone a la vista.
  • No superar una altura de 120 metros con el drone.
  • Solo se pueden volar los drones en zonas adecuadas, como las destinadas a aeromodelismo o zonas despobladas.

Esto implica, entre otras cosas:

  • No volar el drone en zonas urbanas o sobre aglomeraciones de gente.
  • No volarlo de noche.
  • No volarlo cerca de aeropuertos y aeródromos.
  • Velar por la seguridad de las personas.

Y nos recuerda que las multas por no volar adecuadamente un drone pueden superar los 200.000 €.

Poca broma.

Uso de drones como herramienta de trabajo

Asimismo (y además del marco regulatorio ya mencionado para actividades empresariales), AESA publicó un folleto informativo con las recomendaciones para uso de drones para trabajo.

En resumen, se trata de:

  • Estar registrado en AESA.
  • Contar con un seguro de responsabilidad civil específico para aeronaves.
  • Ser piloto de drones (con conocimientos teóricos y prácticos).
  • Tener el certificado médico en vigor.

Y las excepciones (no volarlo en sitios públicos, ni de noche, etc.) son las mencionadas en el punto anterior.

En este fantástico vídeo del fotógrafo Joan Vendrell podéis escuchar su experiencia como profesional, además de disfrutar de sus fantásticas imágenes:

De nuevo, os remitimos a la página de AESA para consultar en más detalle cualquier información sobre drones.

Esperamos haber resuelto tus dudas sobre la normativa para volar drones. Déjanos un comentario si tienes algo que añadir y actualizaremos el artículo encantados.

¡Esperamos que te haya sido útil!