No os podéis perder el vídeo de hoy. Es muy cortito, acerca de Rohan Agrawal, un niño de tan solo 15 años que con 12 ya estaba construyendo y programando sus propios robots. No solo eso, sino que con esa edad ya estaba haciendo prácticas en empresas de robótica.

Podéis pensar que es una historia curiosa más. Pero precisamente observando los extremos, los casos curiosos de gente extraordinaria, que podemos obtener claves para hacer mejores nuestras vidas y las de nuestros hijos.

Su historia no es tanto la de un niño prodigio de la programación. Mucho talento seguro que tiene, pero por lo que destaca es por la reflexión que hace.

Este niño empezó a programar con 4 años. No le gustaba el set de construcción de robots que le habían regalado y quería algo mejor.

Poco a poco Rohan fue aprendiendo lenguajes de programación y montando distintos robots.

La gente se sorprendía de lo bueno que era. Y a él le gustaba, por lo que quería más. Ese interés le motivó a mejorar y a aprender mucho.

Solo necesitaba era personas que le guiaran y le pusieran los medios adecuados.

¿Qué quieres hacer?

Rohan destaca por hacer una aparentemente sencilla, pero sabia reflexión.

¿Qué quieres hacer? Después, dales el lenguaje adecuado que quieran aprender. A través de esto, pueden hacer que algo cobre vida.

Es tan sencillo como eso. ¿Cuál es el objetivo?

En Playcode Academy no enseñamos a los niños a programar porque esté de moda. Lo hacemos porque entendemos el mundo actual y hacia dónde se dirige. Se trata de un mundo en el que para innovar se necesita entender la tecnología. Y entender la tecnología pasa por saber programar.

Un niño puede querer inventar un robot, un juguete, un videojuego, una app.

Pero la cosa no es tan simple.

¿Quién pensaba hace tan solo 10 años que llevaríamos un super-ordenador en el bolsillo?

Para su futuro laboral va a necesitar entenderse con los ordenadores. Y con robots. Y con el prototipado rápido en 3D.

En las clases de robótica para niños de Playcode conservamos ese espíritu de diversión, de naturalidad.

clases de robótica para niños

Su imaginación les dará el objetivo.

Nosotros se lo ponemos fácil para que entiendan y dominen las herramientas que necesitan para hacerlo tangible.

Y de paso, aprenden. Mucho.

Y tú, ¿crees que depende de “ser un genio” o de darles las herramientas adecuadas?